ASOCIACION DE EXALUMOS DEL LICEO GUATEMALA

BIENVENIDOS A NUESTRO FORO DE OPINIÓN. Puedes buscarnos en facebook www.liceista.org
 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
Comparte | 
 

 Modestia, Humildad y Sencillez.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Mensajes: 241
Fecha de inscripción: 23/07/2008
Localización: Guatemala

MensajeTema: Modestia, Humildad y Sencillez.   Jue Jul 24, 2008 7:40 am

Humildad, Sencillez y Modestia
La humildad es un elemento base para la relación y la intercomunicación, porque va ligada al conocimiento de sí. Significa saber y aceptar la verdad sobre nosotros mismos, con toda honestidad, liberándonos de la vanidad y del desengaño. La sencillez tiene que ver con la manera de llevar a la vida esa verdad sobre uno mismo, manifestándonos con una transparencia personal que permite a los demás conocernos y relacionarse con nosotros tal como somos. La modestia puede entenderse como resultante de la humildad y sencillez, particularmente visible en el respeto con que tratamos a los otros, en la delicadeza que mostramos para con ellos, y en lo que decimos y hacemos. Estas virtudes características "revisten de autenticidad y bondad nuestro trato con los hermanos y demás personas".
H. Charles Howard, Espiritualidad Apostólica Marista, Circulares, 1992, pp. 509-510

5.9 Nuestro espíritu de familia.
Nuestra pedagogía de la presencia y nuestro espíritu de familia, adquieren un gran significado en una sociedad que engendra a menudo egoísmo, individualismo y soledad.
XIX Capítulo General, Mensaje 12.

Al llamarnos Hermanos, afirmamos que pertenecemos a una familia unida por el amor de Cristo. Nuestro espíritu de familia encuentra su modelo en el hogar de Nazaret. Está hecho de amor y de perdón, de ayuda y de apoyo, de olvido de sí y de apertura a los demás. Y de alegría.
Constituciones, 6

5.11 Construir la comunidad.
Compartimos nuestra espiritualidad y nuestra pedagogía con los padres de los alumnos, los profesores seglares y los demás miembros de la comunidad educativa. El personal no docente presta, con sus servicios, estrecha colaboración en nuestra tarea apostólica.
Con los alumnos nos comportamos como hermanos y como educadores. Ayudamos a los jóvenes a convertirse en artífices de su propia formación, creando en la escuela una atmósfera de cordialidad y participación.
Constituciones, 88

5.12 Hermanas y hermanos para los jóvenes.
El espíritu de una escuela de Hermanos debe ser un espíritu de familia. Ahora bien, en una familia bien avenida, en una familia ordenada, predominan los sentimientos de mutuo respeto, amor y confianza y no el temor del castigo.
Vida, XXII, p. 542.

5.13 Amor al trabajo.
. . . El espíritu de familia se fomenta y se expresa particularmente por el amor al trabajo, que nos ha caracterizado siempre.
Constituciones, 6

5.14 El ejemplo de Marcelino.
El trabajo nunca supuso para él una carga, y se sometió gustosamente a él desde la infancia. Ya lo vimos ejercitarse en casa de sus padres con éxito en toda clase de trabajos.. . .
Gracias a estas habilidades pudo construir la casita de Lavalla, y en gran parte la del Hermitage; y también llevar a cabo las reparaciones, el mobiliario de la casa, el cercado de la finca y su embellecimiento. . .
No hace falta añadir que se ocupaba en el trabajo manual no tanto por gusto como por necesidad, y que era ésta la última de sus ocupaciones de los Hermanos. Dedicaba largos ratos al estudio, a la instrucción y formación de los Hermanos a despachar la correspondencia, a ocuparse de los balances de la administración del Instituto, a visitar las escuelas, a elaborar, estudiar y meditar las Reglas que quería dar a la comunidad, atender a cuantas personas le consultaban sus problemas, recibir en entrevista a Hermanos y postulantes. Estas eran las ocupaciones que llenaban su jornada, o, mejor, su vida entera. . .
En sus charlas, el padre Champagnat nunca olvidaba infundir a los Hermanos el amor al trabajo y la aversión a la ociosidad. “El trabajo - les decía - es imprescindible para conservar la salud del cuerpo y la pureza del alma. . .”
“Un Hermano - decía el Padre Champagnat - debe prepararse para desempeñar todos los oficios, todos los empleos del Instituto. . .”
Vida, XIV. pp. 426-428, 430, 433

Fue, sin duda, uno de los hombres más abiertos de su tiempo; un hombre que mantuvo señalada lucha contra no pocos prejuicios de la época. Citemos, por vía de ejemplo, el caso del trabajo manual. En 1817 los Vicarios mayores de Lyon expresan oficialmente, por medio de una circular, su opinión del todo contraria al hecho de que el sacerdote se dedique a trabajos manuales. . . Cierto que el P. Champagnat no incurre en la equivocación de abandonar el apostolado por el trabajo manual, pero sabemos que dedica largas horas a éste último y lo veremos ensuciar muchas sotanas por llevar aquella "vida tan rastrera" de que hablan los vicarios mayores. No le importa gran cosa lo que digan de él. "Estoy dispuesto a recibirle a Ud. en mi escuela, si desea ser mi discípulo", dice a uno de sus amigos sacerdotes que le habla irónicamente en el lenguaje de los Vicarios a que aludimos.
Hermano Basilio Rueda, “El Espíritu del Instituto”, Ciruclares, 1975, p. 208

5.15 La preparación de clase.
Aún cuando la enseñanza de la Religión sea el fin primero de los Hermanos y que deba ocupar el primer rango en sus escuelas, los otros aspectos de la enseñanza primaria no deben ser descuidados y los Hermanos se aplicarán a comunicárselos a sus alumnos con mucho cuidado y celo, pues es importante que sus clases no dejen nada que desear en la seriedad y en la buena orientación de los estudios a fin de que los padres que les dan preferencia por los principios religiosos, no tengan nada que lamentar y encuentren las ventajas que podrán desear en la instrucción de sus hijos.
Guía (1853), p. 84

5.16 Al estilo de María.
María, educadora de Jesús en Nazaret, inspira nuestra actitud con los jóvenes. Toda acción apostólica es una participación de su maternidad espiritual.
Orientamos el corazón de los jóvenes a María, discípula perfecta de Cristo, y la hacemos conocer y amar, como camino que lleva a Jesús. Confiamos nuestros educandos a esta buena Madre y los invitamos a dirigirse a menudo a ella y a imitarla.
Constituciones, 84

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://exliceogt.foroactivos.net
 

Modestia, Humildad y Sencillez.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Debate: humildad vs soberbia
» De la virtud de la Humildad
» Pedir la humildad
» HUMILDAD.............
» LA HUMILDAD

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ASOCIACION DE EXALUMOS DEL LICEO GUATEMALA :: Filosofía Marista :: Misión Educativa Marista-